Sindicato 3 Copesa

Periodistas, Reporteros Gráficos, Diagramadores, Infografos, Productores Periodísticos y Afines

Grupo Copesa

Informativo Sindical 27.10.10

Publicado el 27 de Octubre de 2010

Congreso de Trabajadores de las Comunicaciones

Con la activa participación múltiples organizaciones sindicales y gremiales, entre ellas la Federación de Trabajadores de Copesa (Fetracose) y con la unidad como fuente de motivación, se realizó el Primer Congreso de Trabajadores de las Comunicaciones y de las Artes Audiovisuales, el pasado fin de semana, en el Centro Cultural Gabriela Mistral.

Los ministerios del Trabajo y Cultura se hicieron presente a través de asesores, mientras el Parlamento lo hizo por intermedio de los diputados Osvaldo Andrade y Ximena Vidal, al tiempo que el periodista, locutor y profesor de la U. de Chile, Sergio Campos, fue el expositor central del tema Libertad de Expresión, y nuestro sindicato presentó la principal ponencia en la mesa de Asuntos Laborales.

En la sesión plenaria del domingo 24 la totalidad de los asistentes validó como el principal acuerdo para conformar una confederación que agrupe a todas las instancias del Congreso, así como su difusión y vinculación con diferentes entidades, como la Dirección del Trabajo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y similares.

Asimismo, resolvió participar en el foro panamericano de las comunicaciones, que se efectuará en diciembre próximo, en Santiago, donde el tema central será la televisión digital y pública.

Cumplimiento de Contrato Colectivo de Trabajo

Luego de las gestiones, primero de la jefatura directa del área y después del Sindicato ante la Gerencia de Recursos Humanos, se logró regularizar el pago de Bono Nocturno a trabajadores que se desempeñan en dicha jornada laboral en el diario La Tercera. También la empresa accedió a la cancelación como feriado del domingo 19 de septiembre pasado y de la bonificación por descanso trabajado (DT), en el caso que un funcionario sea citado a laborar en un feriado. La argumentación para alcanzar tales acuerdos se basó en una de las normas que derivan del principio protector del Derecho del Trabajo, la de in dubio pro operario, que tiene su fundamento en el inciso 2º del artículo 19 del Código Civil, y según la cual, el intérprete (la empresa) debe elegir, entre varios sentidos posibles de una norma, el que sea más favorable al trabajador.

Aclaración sobre la colación nocturna

Antes distintas interpretaciones sobre el uso del casino por parte de los trabajadores, el Sindicato puntualiza que el personal de los medios de Copesa tiene derecho por Contrato Colectivo de Trabajo a almuerzos y colaciones nocturnas subvencionadas. Al respecto, el artículo 13, señala textualmente: “Cada trabajador tendrá derecho diariamente a una sola colación. Todo consumo

adicional no será subvencionado por la empresa y el trabajador deberá pagarlo al precio de lista.

“SIN PERJUICIO DE LO ANTERIOR, LOS TRABAJADORES CUYA JORNADA SE EXTIENDA MAS ALLA DE LAS 21 HORAS TENDRAN DERECHO A UNA COLACION NOCTURNA EN IGUALES CONDICIONES A LA COLACION DE ALMUERZO”.

Por lo tanto, no se requiere inscripción previa para acceder a la colación nocturna.

APORTE DE LOS SINDICATOS DE COPESA HACIA LA EQUIDAD LABORAL

Ponencia elaborada y presentada al Congreso de los Trabajadores de las Comunicaciones y las Artes Audiovisuales por la directiva del Sindicato Nº 3 de Periodistas y Afines, Grupo Copesa (Consorcio Peridístico de Chile S.A.), y miembro de Fetracose.

Más allá del marco legal que, sin duda, ha mejorado ostensiblemente del que nos legó la dictadura, hace 20 años, la situación de los trabajadores chilenos dista mucho de contar con una adecuada protección frente al aplastante poder del empresariado. Pero no es sólo la legislación, que aún es carente de los soportes que permitan una adecuada seguridad laboral, social y previsional, es la nueva sociedad sustentada en el ego, la gran responsable de la situación de los trabajadores chilenos, entre los que se cuentan quienes laboramos, contratados o no, en medios de comunicación y/o actividades ligadas al arte y similares.

Pero es también el Estado chileno, a través de los gobiernos, gran responsable de esta precariedad laboral, que ha facilitado despidos indiscriminados y una cesantía que les permite a las empresas contratar a bajos costos. No en vano los sucesivos gobiernos chilenos han sido fuertemente cuestionados por la Organización Internacional del Trabajo, OIT, a través de su director, nuestro compatriota Juan Somavía.

La indefensión en los tribunales, donde los juicios tardaban a o menos dos años, ha sufrido un viraje favorable a los trabajadores, que reconocemos. Hoy día, con la nueva justicia laboral, estos se acotan a unos tres meses cuando mucho, y el porcentaje de juicios ganados por los trabajadores oscila entre el 85 y el 90 por ciento. Un gran avance, sin duda, pero todavía, por falta de una adecuada fiscalización, por el arraigado temor de los trabajadores y una disminuida organización sindical, que no supera el 10 por ciento de la masa laboral, los abusos continúan campeando en los diversos sectores del quehacer nacional.

Nos parece que el principal desafío, en paralelo con una mejor legislación laboral, continúa siendo la imperiosa necesidad de fortalecer la sindicalización y otras formas de organización, para vencer el miedo, el egoismo, el individualismo y asentar nuevamente los cimientos de una solidaridad activa, capaz de contrarrestar los abusos y la injusticia.

Ya vista las normativas sobre la legislación del trabajo como Sindicato Nº 3 de Periodistas y Afines del Grupo Copesa, miembro integrante de la FETRACOSE, hemos querido entregar nuestra experiencia en la ardua tarea de alcanzar mejores condiciones laborales para nuestros compañeros de trabajo. Y hay que decirlo, lo logrado es fruto del esfuerzo, dedicación y hasta obstinación de sucesivas generaciones de dirigentes sindicales.

Nosotros sólo hemos recogido ese testimonio, como una carrera de relevos, para seguir avanzando con nuevas conquistas. Nos pareció útil, necesario y oportuno, considerando el abanico de profesiones, oficios y especializaciones en el ámbito de las comunicaciones y de las artes audiovisuales que está presente en este congreso, volcar lo que hemos conseguido para los trabajadores de nuestra empresa. En una tarea que siempre ha sido difícil y muy desgastante para sus dirigentes, tanto que en las últimas tres negociaciones colectivas hemos llegado a la votación de huelga, conflicto sólo zanjado por la mediación de la Dirección Nacional del Trabajo.

Con todo, hemos avanzado, aunque también en los procesos negociadores se deben asumir algunas pérdidas para poder acceder por otros caminos a nuevos beneficios contractuales.

Como representantes laborales de un conglomerado de medios de comunicación (diarios La Tercera, La Cuarta, La Hora, revistas Qué Pasa y Paula, un grupo radial, entre otros), seguramente algunas materias son conocidas y compartidas con nuestros compañeros dirigentes de otros consorcios periodísticos. Pero estimamos que nuestra información debía ser compartida con todos y en especial con aquellos trabajadores que desconocen tales beneficios, que manejan un antecedente limitado y que bien podrían replicarlos en sus futuros contratos colectivos. Este ejercicio nosotros ya lo hicimos con anteriores directivas del Sindicato de Periodistas de El Mercurio y en cierta medida con los colegas de La Nación. Y, en paralelo, llevamos el contenido de nuestro actual Contrato Colectivo de Trabajo al Congreso del Colegio de Periodistas realizado en La Serena, donde se materializó en buena medida el proyecto de Estatuto del Periodista, que tan lento trámite ha tenido en el Parlamento nacional.

Nuestro Contrato Colectivo de Trabajo, vigente desde el 11 de julio de 2008 y hasta el 30 de abril del 2011, está lejos de ser perfecto. Por el contrario, hay muchas materias que pretendemos incluir en la próxima negociación para resguardar a nuestros compañeros de las nuevas exigencias laborales que demandan las florecientes tecnologías de la información, cada más extendidas en los medios de comunicación tradicionales.

Hasta hace unos años, un periodista, un reportero gráfico o un diseñador gráfico sólo dedicaba su jornada laboral al papel, como decimos por quienes trabajamos en diarios y revistas. Pero ahora, ese mismo profesional también asume la tarea de trabajar para el medio digital, en nuestro caso La Tercera.com o La Cuarta.cl. Y ahí se abre otro debate sobre cómo se retribuye o compensa esa carga de trabajo.

En algunos medios se ha optado por tener redacciones separadas, pero en algunas área subyace la multiplicidad de funciones de los periodistas y profesionales afines. Pero en este punto también hay que rescatar el lado positivo porque la creación de portales electrónicos en los medios impresos, radiales y televisivos ha permitido que aparezcan nuevos puestos de trabajo, lo que ha incidido directamente en una mayor sindicalización como ocurre en Copesa.

Una gran tarea que debemos afrontar dirigentes y autoridades es la educación de los trabajadores, para que aprendan a conocer sus deberes y derechos como trabajadores. Resulta indispensable realizar campañas de instrucción masiva para que, por ejemplo, una persona que firma un contrato, sepa que se desempeñará en uno y no en 2 ó 10 medios de comunicación de un determinado grupo periodístico. Así como también deben conocer su jornada laboral semanal y la composición de sus remuneraciones y beneficios con mucha claridad antes de firmar su contrato. Todo lo anterior, debido a que en forma habitual se detectan irregularidades de pagos o polifuncionalidad.

Análisis de los contenidos contractuales

Nuestros trabajadores en el Grupo Copesa están sujetos a diversas formas de control de su jornada laboral, dentro del marco legal de las 45 horas semanales. Están aquellos que están sujetos a control de asistencia, como diseñadores y secretarias de las áreas periodísticas y el personal excluido de la limitación de jornada como periodistas, productores periodísticos, reporteros gráficos y correctores de prueba. La forma de pago de las horas extraordinarias que excedan al máximo legal, como asimismo las horas trabajadas en domingo o festivo se pueden consultar en su detalle en nuestro portal sindical (sindicato3copesa.cl).

En este punto preferimos apuntar a la compensación que reciben nuestros compañeros sin limitación de jornada, a los que actualmente se les paga un bono denominado de “prolongación de jornada”, cuando su jornada excede a las 9 horas y media o más. Tal bono tiene un valor en estos momentos de $ 11.246 y aunque es insuficiente, en relación al personal que se le pagan horas extraordinarias, al menos está en nuestro contrato, lo que no acontece en muchos medios de comunicación, como lo hemos constatado.

Lo mismo ocurre con un Bono Nocturno, equivalente a un 15% del sueldo base mensual, que reciben los trabajadores que cumplen labores de manera permanente en ese horario. Es nuestro propósito luchar en la próxima negociación colectiva por un porcentaje mayor, que compense debidamente el esfuerzo de laborar en jornada nocturna con todas las implicancias para la salud y bienestar general del trabajador.

También es interesante traspasar aspectos que guardan relación con las comisiones de servicio nacionales e internacionales, algo frecuente en nuestra labor. No hablaremos de viáticos, si no que de la manera cómo anteriores dirigentes de nuestro sindicato idearon una compensación al esfuerzo que significa estar fuera del lugar habitual de trabajo y del hogar. Allí nació la Bonificación de viaje, que es equivalente a un 3,33% del sueldo base por día, con un tope máximo de 15 días.

Otro tópico válido de comentar, más allá que en este congreso exista un debate específico sobre la materia, es la gratificación por la creatividad y el talento de los profesionales de las comunicaciones. Esto se engloba en lo que se denomina Bono de Propiedad Intelectual que se paga a los periodistas, productores periodísticos, reporteros gráficos, dibujantes, diagramadores, diseñadores gráficos, ilustradores e infógrafos. El valor actual asciende a $ 74.260. Con esto la empresa puede usar los contenidos elaborados por su personal en los distintos medios propios, pero también tiene el derecho de ceder y usar estos trabajos y la propiedad intectual sobre los mismos.

Sobre lo último creemos que es necesario fijarse en el contrato colectivo del Sindicato de Periodistas de La Nación, que si bien tiene un Bono de Propiedad Intelectual base, menor que el de Copesa, también posee una remuneración adicional contenida en la Cláusula 6 de dicho contrato, en el que se lee textualmente: “Por cada nuevo contrato de venta o cesión de contenidos periodísticos, infográficos, de diagramado o fotográficos que celebre la Empresa con un tercero, el monto del Bono de Propiedad Intelectual Base, referido en la cláusula anterior, se incrementará en la suma de $ 15.008. Con todo, este monto adicional beneficiará exclusivamente a los periodistas, diagramadores, infografistas o reporteros gráficos que se desempeñen en la sección que haya producido dicho contenido periodístico, infográfico, de diagramación o fotográfico”.

Problemas con habitualidad

La práctica salarial discriminatoria que se da cuando las jefaturas de algunas secciones del diario tienen diferente tipo de tratamiento con sus trabajadores, especialmente con los que son proclives a reclamar sus derechos versus los que aceptan las órdenes. Utilizan el argumento que les facilita el Código del Trabajo, del pago según mejor o peor calificación, productividad, etc.

Los trabajadores de las comunicaciones enfrentan a diario el incumplimiento de leyes laborales básicas como el horario. La ley, en la práctica, obliga al trabajador a laborar incluso más de 60 horas de lunes a viernes. Como no se marca tarjeta, difícilmente será detectada y castigada esta ilegalidad. En el caso nuestro se solventa de alguna manera mediante el pago de una “extensión de jornada”.

Cuesta que se respete la ley, por ejemplo, que algunas jefaturas no entiendan que estar a disposición de la empresa debe contabilizarse dentro de la jornada de trabajo (Art. 21). Jornada de trabajo es el tiempo durante el cual el trabajador debe prestar efectivamente sus servicios en conformidad al contrato.

Se considerará también jornada de trabajo el tiempo en que el trabajador se encuentra a disposición del empleador sin realizar labor, por causas que no le sean imputables.

Son estos los puntos en que hemos pretendido volcar nuestra experiencia y conocimiento en esta mesa del Congreso de los Trabajadores de las Comunicaciones y las Artes Audiovisuales. Quizás resulte materia conocida para los compañeros de empresas periodísticas consolidadas, pero en la medida que estas ideas sirvan a aquellos que pretenden mejores condiciones laborales y germinen en relaciones de trabajo más óptimas, con una compensación justa la entrega profesional, nos sentiremos altamente satisfechos.

Dejar un comentario

ver comentarios